Así me ve

Paco Cremades, nace en Valencia en 1966.

Desde joven muestra gran interés por el dibujo técnico, dedicándole muchas horas, trazando líneas, y disfrutando de la perfección y la pulcritud indispensables en este tipo de trabajo. Lo que para muchos es una pesadilla para el es un disfrute, ya que lo hace acompañado, de manera ritual, de la música y la radio, sus grandes pasiones.
Años más tarde comienza a trabajar en la radio, donde empieza a desarrollar su faceta creativa.

Viendo en casa de su tío unas piezas de Yturralde, queda prendado de la sencillez de las formas, de los espacios limpios, de la plenitud alcanzada a través de la sencillez.
Se interesa por esta forma de expresión, investiga la abstracción geométrica, lee los trabajos de la Bauhaus y se deja seducir por la obra de Josef Albers, profesor de la Bauhaus y de la Mountain Black College desde sus orígenes. Le atraen las manifestaciones artísticas que corren junto a movimientos intelectuales sintiéndose impulsado a expresarse libremente y admirando a todos aquellos que lo hacen.
Para este artista, nada se hace porque si. Perfeccionista y metódico sabe muy bien salvar la frialdad de la geometría, haciéndonos vibrar con solo un color.

Es una obra exenta de maldad, sutil y profunda y al mismo tiempo, inocente y sencilla, en la que el artista huyendo de la estética por la estética siempre tiene algo que decir.

Dice de si mismo que nunca se sintió cómodo con el dibujo artístico; hoy a la vista de su obra, se comprende tal afirmación ya que el puede expresar con la geometría tanta poesía que no necesita mas, ningún añadido, ninguna floritura, pues Paco Cremades es ante todo un poeta.

Un poeta que hace hablar a las líneas, que consigue emocionar al espectador con colores primarios, un mago de la emoción que con perspectivas casi imposibles y creando espacios profundísimos arrastra al espectador a sentir las emociones mas sutiles y delicadas del ser humano.

El suyo es un trabajo meticuloso, transparente, limpio y paciente que solo un hombre apasionado por la perfección, que solo un hombre que se olvida del tiempo cuando pinta, podría conseguir.
Es la obra de un artista que habla en clave universal al alma de todos, un artista de futuro prometedor de quien esperamos la continuidad y la dedicación necesaria para poder seguir admirando su obra por muchos años.

Paco Cremades se siente libre pintando. Para el la geometría, es sinónimo de libertad.
Nosotros nos sentimos igualmente libres contemplando su obra. Es por esto que no queremos renunciar a ver más.

Estrella Campón. Pintora